jueves, 15 de febrero de 2018

Un lugar donde aprender a vivir


¿Quién recuerda las clases de lengua en las que tuvo que aprender las conjugaciones de los verbos, y sus irregularidades, o las cantinelas para memorizar la tabla de multiplicar? Seguramente, sea algo que nos cueste. En cambio, es fácil que se nos escape una sonrisa al acordarnos de las amigas con las que compartíamos el recreo, de un compañero cómplice en alguna que otra trastada o, incluso, de aquel que no soportábamos.

Hace unos días se publicó en prensa este reportaje sobre la importancia del patio escolar. Y tanto que ha de tenerla, si tan solo nos fijamos en las horas que pasan niños y niñas en él a lo largo del curso y que supera, en muchos casos, las horas lectivas dedicadas a algunas asignaturas. Frente a los contenidos que se trabajan en el aula, el patio es un espacio donde se generan relaciones y se afianzan valores.

El patio es un espacio donde están en juego muchas cosas, desde la autonomía personal, la iniciativa a la hora de emprender actividades o modelos de convivencia. Pero no le podemos pedir peras al olmo: si no se interviene educativamente sobre él, el patio de recreo tenderá a reproducir las mismas desigualdades que vemos fuera del recinto escolar. La más llamativa, y no hay que tener vista de lince para verla, es el dominio preponderante de los juegos masculinos, normalmente en un área central, en tanto que las niñas suelen estar relegadas a rincones o zonas periféricas del patio.

Afortunadamente, muchos equipos educativos han venido observándolo y tomado medidas. Partiendo de que el patio es mucho más que un lugar donde pasar el rato, se van abriendo procesos de participación en los que niños y niñas, docentes y familias analizan cómo es su patio, reflexionan sobre lo que echan en falta y aportan propuestas. En esta red sois muchos los centros que habéis emprendido esta senda o estáis en ella. Y en ese camino habéis ido creando rincones para pensar, reservas naturales, huertos escolares, espacios de juego… Y seguramente hayáis descubierto que, aunque el fútbol sigue levantando pasiones, el patio escolar es un espacio de oportunidades educativas, un ‘laboratorio’ donde aprender a vivir.

Por cierto, un viejo conocido vuestro escribió hace casi once años algo muy parecido: a veces, pareciera que las cosas cambian demasiado despacio, aunque prefiero pensar aquello de que caminamos lento porque vamos lejos...

miércoles, 7 de febrero de 2018

Esto lo cambia todo…


El otro día estuvo por Valladolid Jorge Riechmann, uno de los filósofos y ensayistas más interesantes en el ámbito de la ecología política. La charla nos dejó, como dirían nuestras abuelas, con los pies fríos y la cabeza caliente. Su intención era, más que perfilar, abrir el debate a posibles soluciones que tuvieran en cuenta el ‘suelo’ social, es decir, unas condiciones de vida dignas para toda la población, y el actual ‘techo’ ambiental, o sea, los límites que nos marca un planeta finito, de cuyo deterioro el cambio climático sería solo el síntoma más global y llamativo, aunque no el único.

Claro que, cuando abres tu exposición reconociendo que no traes soluciones, se extienden las caras de sorpresa en la sala. En realidad, lo que quería transmitir era la dificultad de encontrar una varita mágica para hacer frente a los actuales retos socioambientales, si seguimos pensando dentro de los mismos marcos culturales porque, como resume el libro de Naomi Klein cuyo título he plagiado para esta entrada, el cambio climático lo cambia todo. O lo que es lo mismo, tenemos que dar un salto para pensar en cómo producimos bienes y servicios que garanticen una vida digna pero que, a la vez, impliquen nuevas formas de relacionarnos, entre humanos, y entre humanos y naturaleza.

Estos cambios de paradigma son muy complicados, pero me dio por pensar que quizá esas soluciones, que ahora nos cuesta hasta imaginar, se están empezando a pergeñar en las cabezas de los y las escolares que participan en esta red. Hay colegios que están investigando el uso de bienes indispensables para la vida, como el agua o la energía, centros escolares que han empezado a analizar cómo se mueven, otros que siguen buscando soluciones a los residuos que generan, quienes trabajan en su huerto escolar o se plantean cómo se relacionan y sienten en su patio.

Me incorporo a esta red en un momento en que muchas cosas están cambiando. Falta apenas un mes para el 8 de marzo, una cita que este año tiene un carácter muy especial, porque se ha planteado como una huelga, pero no al uso, sino una manera de visibilizar cómo vivimos y nos relacionamos y, a partir de ahí, provocar la necesidad de cambiar. ¿Cómo sería un día en que la mitad del mundo no produjera o no consumiera? ¿Y cómo sería la vida si quienes la cuidan dejaran de hacerlo?

Y quiero pensar que cuando los y las escolares que hoy participan de la red sean personas adultas tomando sus propias decisiones, opten por poner la vida en el centro, con austeridad material y generosidad personal: su vida, las otras vidas, la vida en la Tierra…

PD: Tomaos la primera entrada de esta nueva etapa a modo de presentación personal, pero que nadie se me asuste. El protagonismo de este blog no lo tienen mis inquietudes, aunque me parecía bien hilarlas con el espíritu del programa, sino cada uno de los centros educativos que componéis la red de ‘Escuelas para la Sostenibilidad’.

viernes, 22 de diciembre de 2017

IES Condes de Saldaña se lanza al agua

Sí, sí, así como lo leéis. Ayer celebramos la primera Comisión Ambiental del Instituto de Saldaña. Y esta aguerrida Comisión, integrada por un jovencísimo alumnado, por representación de familias y profesorado, decidió que el tema sobre el que van a iniciar su proceso de ecoauditoría después de las vacaciones navideñas, es el agua.
La verdad es que desde la coordinación del programa en el centro, presentamos en la comisión tres interesantes temas para el debate y para, posteriormente, elegir el que mejor se adaptara a las necesidades y expectativas del centro y de su Comisión. Y entre esos tres temas, ¡no estaba el agua!
Los temas inicialmente planteados eran consumo de ropa, consumo en general de todo tipo de bienes y uso de las TICs y sus repercusiones ambientales. Y ahí estaba el ágil alumnado de Saldaña para meter entre la batería de posibles temas, el agua. El Agua, un bien imprescindible para la vida y tan escasa últimamente en la provincia ¡y nos habíamos olvidado de ella!
El grupo que argumentó la necesidad de auditar el consumo de agua en el centro y en los hogares, lo hizo tan bien que al final ese va a ser el eje temático de esta ecoauditoría escolar. Fijaos qué interesante puede ser este tema ya que, como ayer nos comentaron los alumnos, no solo tendremos que fijarnos en los litros de agua que gastamos cuando abrimos el grifo sino también en el consumo de agua virtual (el agua que necesitan los bienes que consumimos diariamente -ropa, comida, etc.-).
Gran trabajo de esta Comisión Ambiental. ¡Muchas gracias!


PD: Feliz Navidad y buen descanso a todos los centros de la red de Escuelas para la Sostenibilidad!

martes, 19 de diciembre de 2017

Lena del Marqués de Santillana nos cuenta

Seguro que os acordáis de que este año el Ceip Marqués de Santillana se ha sumado, junto con Villalobón, a trabajar el tema del ruido. Pues bien a continuación os dejamos las palabras que Lena, una alumna de la Comisión Ambiental, nos ha dejado sobre la tarea que tienen por delante:
"En la reunión medio ambiental hemos estado solo los cursos de 4º, 5º y 6º de primaria. Allí hemos hablado sobre la contaminación acústica y de descargar un sonómetro para que cada día uno de nosotros coja el sonómetro y mida el sonido. Los horarios que hemos escogido para medir el ruido son: al entrar al colegio, al salir y entrar del recreo y al salir del colegio.
Durante un tiempo haremos esto y después elaboraremos un análisis de los datos recogidos."
¡Muchísimas gracias, Lena!

¿Qué os parece el planteamiento del trabajo que nos propone Lena? ¿Consideráis que el Marqués de Santillana dará los pasos adecuados en su ecoauditoría sobre la contaminación acúsitca? Igual Villalobón nos puede contar algo...





lunes, 18 de diciembre de 2017

De Spider Pollo y otras gallinas de Ampudia a la Comisión Ambiental

Spider Pollo, Miranda, Copito, Martina, Picuda son algunas de las gallinas que corretean tan felices por el patio del centro Conde de Vallellano de Ampudia. Y ya es el segundo año en el que el gallinero está presente en este centro. Eso sí, con estos fríos están un tanto perezosas estas gallinas y pocos huevos aportan a la comunidad educativa.
Pero como no solo las gallinas son las protagonistas en este centro dentro de Tic Natura y Escuelas para la Sostenibilidad, el pasado viernes desarrollamos una Comisión Ambiental para valorar los resultados de una encuesta que se ha pasado a las familias para ver cómo se está realizando la gestión doméstica de los residuos urbanos y también para poner en común los resultados de una ficha de investigación que se ha realizado en las aulas sobre la materia orgánica.
Las conclusiones, claras: de la familia de las 3Rs (reducir, reutilizar y reciclar) solo la última R es verdaderamente conocida en los hogares y no siempre se aplica. Y la materia orgánica no tiene una separación específica ni en casa ni en el centro escolar. Y lo que es mejor, los niños y niñas de la Comisión Ambiental están con ganas de dar respuestas a esta situación:
Primero, investigando todo lo necesario para elaborar, instalar y utilizar un compostador en el centro para poder dar salida a todos los restos orgánicos que se generan en el centro ¡y tratar de convertirlo en un compostador comunitario para el pueblo!
Segundo, realizando acciones para recordar a las familias de los escolares y al pueblo en general, la importancia de reducir, reutilizar y reciclar nuestros residuos, por este orden. Mirad que ideas tan chulas apuntaron para ello: hacer una manifestación por el pueblo con pancarta incluida, hacer carteles para colocarlos por las tiendas, escribir cartas a las casas...
Ahora habrá que ordenar todas estas ideas, todas estas propuestas y ver cómo llevarlas a cabo, ordenarlas por importancia para el centro porque poner en marcha todo a la vez, es difícil.
En cualquier caso, parece claro que el patio del colegio de Ampudia va a disponer en breve de un compostador para convertir los residuos orgánicos en abono para las plantas (compost).
¡Nueva vida a la materia orgánica!


viernes, 15 de diciembre de 2017

La nueva Comisión del Santo Ángel comienza con energía

Sí, sí, ya tenemos dos centros que se han animado a poner en el punto de mira de su proceso de ecoauditoría escolar a... ¡la energía! La energía eléctrica y la calorífica que necesita el colegio.
Un tema muy interesante y directamente relacionado con algo que tenemos aquí encima, el cambio climático. No es mal reto para la renovada Comisión Ambiental del Santo Ángel.
Ayer se constituyó formalmente y dimos los primeros pasos: saber qué es esto de la Comisión y qué papel juega dentro del programa Escuelas para la Sostenibilidad. Y para visualizar su importante papel, la primera tarea que tuvo fue, precisamente, elegir el nuevo tema de trabajo. Las acciones en el patio (jardín vertical, limpieza del patio, reserva natural...) y en el interior del centro (buena gestión de los residuos apoyada en las 3Rs) siguen su curso,  pero ya era momento de elegir un nuevo ámbito para el trabajo. El ruido y la energía fueron los dos temas con más peso en las valoraciones y, al final, salió triunfante la energía.

¡Gracias a los nuevos integrantes de la Comisión y bienvenid@s al nuevo reto!

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Lleno hasta la bandera el Seminario de Escuelas

Ayer, en el aula número 4 del CFIE, no cabía nadie más. 27 personas respirando juntas en la sala, a las cinco de la tarde, en el mes de diciembre y ¡en plena evaluación! Y encima nos fuimos satisfechas por haber dedicado esa tarde a Escuelas para la Sostenibilidad. Buena parte de la "culpa" la tuvo Toni Aragón, filósofo, biólogo y actualmente coordinador del PRAE (Centro de Recursos Educativos Ambientales). A él le habíamos encargado la difícil tarea de darnos razones por las que trabajar la sostenibilidad desde los centros escolares, de ayudarnos a hacer que nuestro proyecto sea algo compartido por todo el centro y tenga trascendencia en el entorno y, por si fuera poco, ayudarnos para evitar que nos sintamos solos como docentes en esta tarea. Y, aunque parezca mentira, aceptó el reto y estuvo compartiendo con nosotros la tarde.
Conectó con todas las personas de la sala, los mensajes que trasmitió los enfocó desde ópticas distintas a las habituales, estuvieron bien fundamentados y, lo más importante, nos motivó para continuar en la senda de la sostenibilidad desde nuestros centros. ¿Quién dijo solos? Ayer comprobamos que no lo estamos, estábamos muy bien acompañados unos por otros, por todos los y las docentes que estáis trabajando en el programa y seguís ahi en la brecha a pesar de todas las dificultades de vuestro día a día. Eso sí, necesitamos seguir emocionándonos y para eso nos vienen muy bien tardes como la de ayer... así nosotros podremos emocionar y conectar: con nuestro alumnado, con nuestros compañeros, con nuestro entorno...
¡Gracias a tod@s, gracias a Toni!






jueves, 7 de diciembre de 2017

El necesario relevo en el Santo Ángel

Aquí tenéis a la flamante Comisión Ambiental saliente del colegio Santo Ángel. Sí, después de más de tres cursos consecutivos formando parte con todas sus ganas de la "cocina" de Escuelas para la Sostenibilidad, ha llegado el momento de dejar paso a otros compañeros y compañeras. Hemos de reconocer que les ha costado y no nos extraña, porque una vez que te embarcas en construir un colegio mejor, más saludable y verde, no puedes parar... esto engancha. Eso sí, hay que dejar paso para que otros niños y niñas, otros jóvenes, protagonicen la nueva Comisión Ambiental.
También es bueno recordar una cosa, no formar parte de la nueva Comisión no quiere decir que no sigamos siendo líderes en el cuidado del planeta en nuestro entorno inmediato (colegio, barrio, hogar, amigos...), todo lo contrario ¡se nos tiene que notar de dónde venimos!
En muestra del agradecimiento a todos ellos, el centro ha elaborado un diploma que les acredita y reconoce su labor. No es para menos... con almuerzo incluido.
Estamos deseando conocer a la nueva Comisión ¡nos vemos el día 14 de diciembre!